Ghost Recon Breakpoint – Análisis PS4

 

Tras jugar durante mucho tiempo a Ghost Recon Wildlands, con sus puntos fuertes y sus debilidades, el anuncio de una continuación de este me llenó de interés y ganas de ponerle las manos encima por igual. Trailers en E3 y otras ferias no hacían más que aumentar mis ganas de este Ghost Recon Breakpoint, y tras llegar por fin a mis manos, tengo una sensación agridulce que quiero compartiros en este análisis. Dado el tamaño de este Ghost Recon Breakpoint, yo me he encargado exclusivamente de la cama pala tradicional, sin cooperativo, misiones Ghost, ni nada de PvE. Por lo que si queréis saber más de este apartado, solamente tenéis que ir al análisis que mi compañero Pablo Salcedo ha realizado.

Una entramada historia de narcotráfico era lo que teníamos en Ghost Recon Wildlands, y la verdad que sin ser una trama demasiado limpia y con ritmo, sí que nos motivaba a movernos por el enorme mapeado y conseguir información que fuera esclareciéndola. En este Ghost Recon Breakpoint tenemos un cambio drástico en la historia, que no será el único, hacia un miedo que cada vez toma más fuerza, tanto en los círculos más altos de la sociedad como en el del común de los metales. Y este es el miedo a la tecnología, a que pueden hacer las personas equivocadas con ella y que podemos hacer nosotros contra ello. Como una sociedad en busca del equilibrio perfecto y la sostenibilidad puede llevar a una dictadura total a causa de los mismos medios tecnológicos que lo pueden hacer posible al ser controlados por quien no debería. Y para esta lucha quién mejor que un Ghost. Porque en principio eso es lo que se nos plantea a grandes rasgos, aunque hay algún que otro giro argumental, algo predecible, pero a grandes rasgos eso es Ghost Recon Breakpoint. Como en casi cualquier título ya tendremos que personalizar nuestro personajes, con varias posibilidades en cuanto a su cara, pelo, cicatrices y poco más. El editor de personaje no es nada profundo en este Breakpoint, pero la personalización de armas y vestimenta es de una profundidad que raya la locura.

Todo comienza en una isla ficticia, apartada, seleccionada por una empresa llamada Skell Technology, de la cual hemos conseguido pruebas en Wildlands de que su tecnología está siendo utilizada por quien no debería. Esa isla se llama Aurora y a ella es enviado el USS Seay, para ver qué hacen allí, aunque este es hundido en sus costas por lo que el gobierno estadounidense envía a un grupo de Ghost Recon a descubrir que ha sucedido ahí. Esta operación se llama Greenstone y será nuestra principal misión. Pero al llegar el equipo en helicópteros desde otro navío militar que ha quedado fondeado lejos de la isla, estos son derribados en pleno vuelo al entrar en el espacio aéreo de Aurora por unos enjambres de drones. Tras recuperarnos de la caída y curarnos las heridas, avanzamos campo a través para tratar de salvar a nuestros compañeros caídos en los otros helicópteros, y tras equiparnos con algún arma por el camino y dar con varios de los helicópteros accidentados, llegamos a ver como un excompañero nuestro, Cole D. Walker, abate a los nuestros. Este excompañero es interpretado por el conocido Jon Bernthal (The Walking Dead, Punisher) y es el personaje con más carisma y peso del reparto. Una pena que ninguno de lo otro personajes lleguen a un mínimo de carisma o a producir empatía alguna en nosotros durante el juego. Tras este shock, seguiremos la búsqueda de nuestros compañeros caídos y llegaremos a una especie de cueva refugio llamado Erewhon, donde se agrupan la resistencia y nos servirá como Hub social para incursiones, operaciones ghost y partidas en cooperativo. Aquí también tendremos acceso a misiones secundarias y a las misiones de facción, que nos darán equipamiento importante y único para afrontar las misiones principales. No falta la armería para mejorar nuestras armas, comprar otras o llevar planos de equipamiento que encontremos por la isla.

Uno de los cambios más grandes con respecto a Wildlands es la supervivencia, pues aunque no tiene demasiada profundidad, es una parte importante antes, durante y después de los combates, pues no estar en plenas condiciones físicas nos penaliza en gran medida en ellos. Ahora tendremos que controlar nuestra barra de resistencia, que la podremos mejorar con equipamiento, habilidades y mejoras temporales, pues lo agreste del territorio de Aurora nos puede pasar factura. La subida por sus montañas puede ocasionar cansancio, que recuperaremos bebiendo agua de nuestra cantimplora o tomando alguno de los elementos que fabriquemos en nuestros VIVAC (refugios improvisados). También las lesiones por caída son a tener en cuenta, pues si llueve y nos resbalamos por la ladera de la montaña nos haremos daño y tendremos que curarnos. Este punto, el del clima es algo que dota de mucha vida y variabilidad al enorme mapa de Ghost Recon Breakpoint. Un punto más de supervivencia, pero también de diversidad en las misiones, pues enfrentar un asalto táctico a un lugar con lluvia torrencial no es lo mismo que en una noche despejada. Esto ya lo ha implementado en cierta medida Ubisoft en The Division 2, y en este Breakpoint eleva un poco más el listón. La caza también aparece, aunque solo para recuperar proteína y la recolección de plantas medicinales es automática al pasar por encima de ellas. Esto le da algo de facilidad y velocidad a conseguir todos los componentes necesarios para esos complejos alimenticios que nos ayudarán a recuperarnos de cualquier inconveniente físico.

La acción es fundamental en este título, y la variedad de habilidades que podremos tener es enorme. Tendremos que seleccionar entre 4 clases diferentes, médico de campaña, asalto, pantera y francotirador, aunque podremos cambiar de clase en nuestro VIVAC antes de una operación o asalto importante. Cada Clase tiene efecto pasivos específicos (hasta 3 podremos equipar simultáneamente) y una técnica de clase, lo que nos dará mucha versatilidad para las diferentes situaciones que nos encontremos y también nos permitirá ajustar nuestro personaje a nuestro modo de jugar y armas favoritas. Y armas hay muchas, algo que ya vimos en The Division 2, aunque a diferencia de este no tendremos su misma clasificación de colores. Por el contrario nuestras armas y equipamiento se clasifican en niveles, teniendo a veces una misma arma con diferente nivel y prestaciones. Algo a lo que cuesta acostumbrarse. Igualmente podremos desarmar nuestro equipo o armas para obtener piezas y materiales y así conseguir complementos y mejoras para estos. Estas armas se sienten bien, se diferencian unas de las otras tanto por sus sonido, manejo, potencia, retroceso o tipo de munición. El nivel de las armas y nuestro equipamiento influye mucho al enfrentarnos a los enemigos, pues abatir a un dron o soldado con un nivel muy superior al nuestro es imposible, aunque hay truco en este Breakpoint, y es que salvo Cole Walker y sus soldados al principio, casi ninguno de los demás enemigos que nos encontremos  estará demasiado por encima de nuestro nivel como para no poder eliminarlo. Esto hace que Breakpoint sea algo más dinámico y menos frustrante, pero elimina la posibilidad de un reto mayor en nuestra andadura por Aurora, privándonos de enfrentarnos a enemigos muy superiores si queremos. Podremos llevar 2 armas principales, una de mano y un cuchillo para las eliminaciones silenciosas cuerpo a cuerpo. Nuestro equipo se conformará de chaleco, pantalones, guantes, botas y casco. Estos nos pueden dar subidas en algún apartado como por ejemplo unas botas con mejora de resistencia al cansancio o unos guantes que aumentan la precisión o el manejo de las armas. Lo normal en esta clase de juegos. Casi se podría decir que Ghost Recon Breakpoint quiere añadir una parte de RPG con todas estas novedades, lo cual se agradece, pues la profundidad de ello da un mayor valor al título, aunque tampoco nos esperemos demasiado.

El mapa de Breakpoint es enorme, y eso es un punto a favor, pero también en contra. Al tener un mapeado tan grande, podremos ver diferentes Biomas dentro de la isla, dotándola de vida y junto con ese clima cambiante que comentaba antes, dan como resultado un escenario muy versátil y atractivo. Pero el punto a favor es a causa de las grandes distancias que nos vemos obligados a recorrer, sin viaje rápido, lo que nos obliga a usar vehículos casi de manera continua. El uso de motos y coches es necesario, pero el helicóptero es casi vital para no perderte durante horas y horas en pequeñas escaramuzas y refriegas con las patrullas enemigas para poder llegar a un punto de misión.  También la posibilidad de ver o no el minimapa en la esquina inferior derecha de nuestra pantalla, junto con las misiones que hayamos seleccionado hasta un máximo de 3, hacen que la experiencia realista no sea tanto como en un principio se proclamó.

Un detalle que no es menor es la perfecta mezcla de las opciones de sigilo e infiltración, pues son opciones muy a tener en cuenta en varias de las misiones principales y secundarias que hay muchas y variadas. Y también la posibilidad de cargar con los cuerpos de los enemigos abatidos para esconderlos e incluso interrogarlos si los apresamos.

Este análisis lo he realizado exclusivamente en solitario, como os comenté al principio la parte online y cooperativa la ha llevado mi compañero Pablo Salcedo, y debido a esto creí que un título que es tan de grupo me iba a causar problemas, pero no, pues aquí Ubisoft a conseguido salvar la bala con un compañero infatigable, el dron. Este pequeño dron nos hace las veces de compañero humano y aunque lo controlemos exclusivamente nosotros, esto a veces puede ser mejor que unirse a una partida con gente que no hace lo que necesita la misión. Este dron nos puede incluso hasta ayudar con los famosos Disparos Sincronizados, pues estos se han añadido a nuestro equipamiento para conseguir este genial efecto. Por eso me ha gustado sobremanera hacer la campaña en solitario, aunque ya me estoy poniendo a jugar online, puesto título es más disfrutable en compañía de amigos.

Continuando con las mejoras respecto a Wildlands he de decir que la IA ha subido muchos enteros en este Breakpoint. Los enemigos son más normales, nada de kamikazes, y las patrullas son medianamente inteligentes. Pero no queda ahí la cosa, pues en esta isla donde la tecnología está en lo más alto de la pirámide evolutiva, la continua aparición de drones de reconocimiento como los que nos pueden recordar a los UAV de los Modern Warfare, hace que tengamos que ocultarnos de manera muy seguida, pero non solo entre los arbustos, si no usando la nueva opción de cuerpo a tierra llamada Decúbito Prono, lo que hace que nuestro personaje, que se llama Nomad y aun no lo había mencionado, se revuelque en el suelo restregándose por todo su cuerpo ya sea tierra o barro que haya a nuestro alrededor. Esta nueva opción es genial, pues nos da la posibilidad de ocultarnos y disparar si queremos de una manera muy furtiva.

En cuanto al apartado técnico, este título ha sido analizado en una PS4 Pro y he de decir que tiene algunos bajones de Frames en lugares con mucha vegetación y si entablamos combate con varios enemigos. Las explosiones y vehículos en pleno combate hacen que tenga estos bajones. También la distancia de dibujado es muy corta, por lo que el uso del dron para marcar a enemigos y ver un emplazamiento desde lejos se hace complicado con la mira del rifle de francotirador. El AnvilNext 2.0, que es el motor que usa Ubisoft en este título y en el Wildlands entre otros, nos proporciona buenas físicas de objetos, balas, explosiones y entorno. Los diferentes biomas de la isla lucen excelentemente, aunque he encontrado varios bugs importantes, como animales incrustados en objetos, bloqueo total de animaciones del personaje para cambiar de arma o disparar en pleno combate o incluso repeticiones de animaciones como la de recoger munición produciéndose de manera espontánea y repetitiva hasta el punto de tener que reiniciar el juego. Todo esto es entendible por la magnitud del título, y es algo que ya no se va a poder solucionar en esta generación. Aunque no hay que desmerecer el enorme trabajo con las animaciones de nuestro personaje y la de los enemigos, animales, plantas y drones que hay en el juego.

En la parte sonora ambiental Ghost Recon Breakpoint roza la excelencia, pues el sonido de la isla, sus animales, cambias climatológicos, armas y sus ríos y cascadas es soberbio. En su parte musical he de decir que no llega a ese nivel, aunque no desentona, pues sus temas acompañan con relativo tempo a los acontecimientos, pero sin tener un leitmotiv que nos haga erizarnos el pelo o tener una súbita subida de adrenalina. También comentar que existe un modo foto, por lo que no os recomiendo usarlo antes de terminar vuestra aventura, pues os podréis tirar horas en esta hermosa isla de aurora.

Es muy importante saber que este título tiene un Endgame interesante. En primer capítulo que llegará tras el lanzamiento incluirá una clase más, que será la de ingeniero, nuevas misiones de facción, eventos en directo y una raid llamada Titan Project. A esto tenemos que añadir más contenido que vendrá durante el año para que los jugadores vuelan de manera constante a jugar a Breakpoint. Recordemos que en The Division 2 por ejemplo se siguen añadiendo contenidos y la comunidad, entre la que me incluyo, está muy contenta.

Como conclusión este Ghost Recon Breakpoint trae muchos cambios que a los jugadores de Wildlands le van a gustar. La inclusión de la supervivencia y el enorme árbol de habilidades le dotan de una capa más de profundidad que los jugadores sabrán agradecer. La ingente cantidad de misiones de todo tipo da como resultado una sensación de juego interminable, y creo que eso puede ser bueno para hacer decantar la balanza a la hora de invertir el dinero en un título, que desde ya te digo que dará cientos de horas durante su vida operativa. Pero no hay que dejar de comentar sus fallos a nivel argumental, como su historia es floja y sin interés, pero los Ghost Recon son algo más que una historia llamativa, son combates en equipo, acción táctica y sobre todo equipo, y eso lo han conseguido en este Breakpoint. Por lo tanto Ghost Recon Breakpoint es un título que si te han gustado Wildlands o The Division tienes que jugar, puesto que este añade algunas cosas interesantes y atractivas para estos jugadores.

Leave a Comment
Login
Loading...
Sign Up

New membership are not allowed.

Loading...